Descubre cómo actúa tu «reptil”

conoce tu cerebro reptil
No me creas a mí, créele a la Neuroventa y a sus investigaciones,.

Resumen del contenido

Si aún no me crees pon a prueba tu “reptil

 

La Neuroventa ha demostrado que nuestras decisiones suceden antes de que lo hagamos de forma consciente. Por eso es fundamental que conozcas cuales son esos disparadores de tu cerebro reptil.


¡Y el de tu cliente!

Lo primero es que para entender como funciona hay que estar dispuestos a aceptar esta posibilidad, cierto, sino será tirar palabras al traste.

La Neuroventa a identificado varios códigos que nos son comunes y que tenemos “impresos”, aunque luego, algunos predominan más que otros.

 

¿Me podrías decir cuál es el “código reptil” de tu negocio?

 

Hace unos años decidí por emprender en el sector digital, aunque comencé a escuchar sobre este tema desde muy joven. Mi curiosidad me hizo aprender programación por mi cuenta, y me adueñe de una “Comodore 64” hasta que logre entender como se hacía la magia.

¡Ya vi, si no lo entendiste pues … calcula los años que tengo!

 

El origen de mis activadores reptiles

 

Ya verás por qué te cuento mi historia. En todo caso, la falta de credibilidad y los miedos por parte de mis padres hicieron que tomara todo eso y los guardara en un cajón, hasta ahora.

La verdad, tengo ahora muy claro cuáles son mis activadores reptiles, y en el artículo anterior te mostré uno de ellos. Sí, hablo en plural, porque los “resortes mentales” que motivan tú reptil a la compra, no funcionan de a uno por vez. Generalmente hay uno es el que predomina, pero suele estar acompañado de otros.

Y si ves, en el caso de mi marca, esta está muy relacionada conmigo, y, por lo tanto, heredo mis “códigos reptiles”, aunque vale decir, no necesariamente tiene que ser así.

Por ejemplo, ahora que ya sabes que mi reptil se enciende con los retos, y, por tanto, con el “reconocimiento”, podrás entender mejor que mi activador surge cuando mis padres dejaron de apostar por mi.

O, en el ejemplo de la compra de mi apartamento, ¿por qué crees tú que ese era el inmueble que quería? El estatus es un activador muy potente, y la ubicación del apartamento, los acabados, y muchas cosas más representaban para mí ese nivel al que yo deseaba “pertenecer”.

No me cabe la menor duda, la mente es un universo de más de interesante y pienso que puede ser muy soberbio el creer que la dominamos de forma consciente, no te parece.

Así que, mejor ve pensando en qué te “motivó” a realizar la última compra relevante que hiciste y busca identificar tu reptil.

 

Recibe Cada semana

Un poco de mi locura

 

Cuáles son esos activadores de tu reptil

 

Veamos brevemente algunos de ellos con sus ejemplos para que los pueda visualizar mejor, y evaluar con cuáles te identificas:

1.     Reto: 🧗‍♂️

Ya lo conoces, soy imagen fiel de este resorte mental, y lo que hay detrás de él, es la necesidad del reconocimiento individual.

Un ejemplo claro son los productos deportivos, piensa en tu marca favorita ¿qué dice su eslogan? ¿Qué imágenes utiliza?

Pero también, encuentras aquí todo lo relacionado con los estudios y las formaciones.

 

2.     El placer: ☕️

Se explica solo cierto, y claro, incluye todo aquello que nos genera satisfacción. La gastronomía, los productos de belleza y los spas, las soñadas vacaciones.

 

3.     Necesidad de control: ⏰

Todos de alguna manera y en algún ámbito de nuestra vida sentimos la necesidad de controlar algo, de tener orden.

Por lo tanto, aquello que tenga que relación con el tiempo está atacando directamente la necesidad de controlar, y Google es uno de ellos.

 

4.     Pertenencia: 👩‍👩‍👦‍👦

El ser humano necesita estar en “tribus”, desde pequeños buscamos que nos acepten socialmente.

Y bueno, aquí están todos los grupos sociales de cualquier tipo. Incluso si investigas un poco, las formaciones en redes utilizan actualmente este código reptil.

 

5.     Seguridad: 👩🏽‍✈️

Este es un resorte muy sensible y poderoso, porque la seguridad y el miedo a perderla está presente en todos nosotros.

Un buen ejemplo, aunque no lo creas, es la ropa, porque cuando utilizamos o nos vestimos de ciertas maneras, nos podemos llegar a sentir “empoderados”.

Y antes de que me cruces los ojos, trata de recordar la última vez que te vestiste de gala …. ¿Ya? Vale, te pregunto …. ¿Cuándo estás vestido o vestida así, cambias tu forma de hablar? ¿Acaso no eres más formal? Al menos las primeras horas.

¡Analízalo!

 

6.     La libertad: 🤸🏼‍♀️

Este es otro de los grandes motivadores que, ojo, no solo se relaciona con nuestra autonomía, sino también, con esa necesidad de romper lo establecido e ir contra corriente.

De más está decir que marcas como Red Bull son perfectos ejemplos de este tipo de motivadores, no en vano “te da alas”.

 

7.     El poder: 🏦

Bueno, bueno, ni que decir que aquí tenemos uno de los grandes motivadores: dominar a otros, estar por “encima” de los demás, diferenciarnos, ser influyentes.

En este resorte se ubican todas las marcas de lujo, los autos de alta gama o las innovaciones tecnológicas.

 

8.     La familia: 👩‍❤️‍👨

Para la mayoría de nosotros nuestro entorno íntimo es lo más valioso, y protegerlos es una necesidad ancestral.

¿Quiénes lo utilizan? El sector inmobiliario y los servicios financieros que permiten proteger el patrimonio, pueden sacarle partido a este resorte mental.

 

 

Qué significa todo esto para tu negocio

 

Presumo que ahora te queda más claro que tienes que identificar cuáles son esos resortes mentales de tu marca con los que puedes trabajar para diseñar tus estrategias.

Por esta razón, tienes que tomarte el tiempo para definir bien a tu cliente ideal, porque como sabrás, no es lo mismo venderle un auto a un padre de familia con 3 hijos pequeños que a un hombre soltero de 29 años.

Ciertamente el padre llegará a la edad donde se comporte como el de 29 …. Jejejejjejeje … la diferencia es que muy probablemente sus motivadores y capacidad de compra sean muy diferentes.

 

¡Listo! Ya tengo mis códigos identificados… ¿Eso me garantiza que voy a vender?

 

Un rotundo ¡NO! Una vez que activamos al reptil, unos segundos después nuestra mente consciente aparece a reclamar su terreno. Por esta razón, nuestro mensaje tiene que estar muy bien estructurado, porque si no, lo único que lograremos es que el cerebro racional bloquee cualquier posible acción.

Así que para el próximo “capítulo” te compartiré como es ese proceso que sucede en tu mente luego de que algo logre activar a tu “reptil”.

 

Que opinas … Ahora te toca definir el «reptil» de tu marca

¿Qué te pareció este artículo?
5/5
María Elena D'Enjoy

María Elena D'Enjoy

B2B Closer | Copywriter experta en LinkedIn | Te ayudo a transformar tus textos en acciones inmediatas | Copywriting | Locutora | Le pongo voz a tu marca | Tu Éxito Online

¡Compártelo! 🙏

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
no te vayas

Houston, ¡tenemos un problema!

Aquí hay alguien que quiere irse sin descargar su regalo